"...Creo en todas las escusas.
Creo en todas las razones.
Creo en todas las alucinaciones.
Creo en todas las mitologías, recuerdos, mentiras, fantasías, evasiones.
Creo en el misterio y en la melancolía de una mano, en la gentileza de los árboles, en la sabiduría de la luz."

Creo (fragmento final. J. G. Ballard)

Barra de vídeo: Grandes civilizaciones

Loading...

lunes, 4 de febrero de 2013

Leyenda del Minotauro

Crátera griega. Teseo mata al Minotauro.
Asterión, el fabuloso Minotauro, era un monstruo con cuerpo de hombre y cabeza de toro. El "Toro de Minos” fue concebido de la unión entre Pasífae y un magnífico toro, con motivo de una ofensa a los dioses realizada por Minos, rey de Creta. El Minotauro sólo comía carne humana y conforme iba creciendo se volvía más salvaje. Cuando la criatura se hizo incontrolable, Minos ordenó al arquitecto Dédalo construir en la ciudad de Cnosos una gigantesca jaula de la que el Minotauro no pudiera escapar. Dédalo construyó el laberinto, una estructura gigantesca compuesta por incontables pasillos que iban en distintas direcciones, de los cuales sólo uno conducía al centro de la estructura, donde el Minotauro fue abandonado.
El rey de Creta declaró la guerra a Egeo, rey de Atenas. Minos atacó el territorio ateniense y, ayudado por la peste que azotó a los asediados, conquistó Megara e hizo rendir a Atenas. La victoria de Minos imponía varias condiciones por la rendición y el oráculo de Delfos aconsejó a los atenienses ofrecer un tributo a Creta. Así, una de las terribles condiciones era entregar a siete jóvenes y siete doncellas como sacrificio para el Minotauro.
Años después de impuesto el castigo a los atenienses –habían pasado 27 años desde que se había iniciado el terror del Minotauro- Teseo, hijo de Poseidón, se dispuso a matar al monstruo y así liberar a su patria de la condena del rey Minos. Para ello, se hizo pasar por uno de los jóvenes entregados al monstruo. Era la tercera vez que catorce jóvenes atenienses iban a ser sacrificados en favor de la bestia antropófaga cuando Teseo alcanzó Creta.
Al llegar a la isla, en Cnosos, los jóvenes fueron presentados a Minos. Teseo conoció entonces a Ariadna, la inteligente y bella hija del rey, quien se enamoró de él. La princesa rogó a Teseo que se abstuviera de luchar con el Minotauro, pues eso le llevaría a una muerte segura, como siempre había ocurrido, pero Teseo la convenció de que él podía vencerlo. Ariadna, viendo la valentía del joven, se dispuso a ayudarlo e ideó un plan que permitiera a Teseo encontrar la salida del laberinto tras derrotar a la bestia. La princesa cretense le entregó una espada mágica y un ovillo de hilo el cual no se podía romper.
Según cuentan, Teseo logró escapar del laberinto ayudado por el hilo de Ariadna y después huyó de la ciudad de Cnosos junto con la princesa, tras derrotar a Asterión, el fabuloso Minotauro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada